Los alojamientos ilegales destruyen la economía en general y al turismo rural en particular. Si en nuestro municipio o zona de influencia tenemos ubicado algún alojamiento ilegal, debemos combatirlo.

Es un derecho y un deber al mismo tiempo. El principal afectado de esto son los alojamientos legales y por eso es muy importante que los gestores y propietarios legales nos impliquemos activamente en combatirlo. No esperemos que los demás (ayuntamiento, dirección de turismo, terceros, etc) lo hagan por nosotros porque no lo harán, ya que en primera instancia no les causa ningún perjuicio directo.

No es verdad que no nos perjudican.  Aunque nuestra tasa de ocupación no se vea (aparentemente) afectada sí afecta a nuestra zona, porque no dan un servicio avalado por criterios de calidad, o se dedican a traer grupos grandes de despedidas de solteros, problemáticos y destructivos con el entorno. Generalmente están siempre ocupados porque bajan los precios desproporcionadamente, ya que no pagan impuestos ni seguros. Todo esto además de ser un grave desprestigio a todo el sector del Turismo Rural, a la larga repercutirá negativamente en nuestra zona y por tanto afectara directamente a nuestro establecimiento.

Actualmente con la última modificación de la ley de Arrendamiento Urbano (LAU) ya no se puede utilizar el eufemismo de alojamiento alegal, ahora se es legal o ilegal.

Para dejarlo bien claro:

“Todo establecimiento que se publicite en un portal turístico que no posea su correspondiente licencia, es ilegal”

No caben segundas lecturas ni interpretaciones acomodadas a la conveniencia de cada uno.

Procedimiento contra un alojamiento ilegal

  1. Conseguir toda la información que se pueda del alojamiento ilegal. Dirección, teléfono, nombre comercial y (esto es fundamental) sitios en los que publicita su actividad (hacer copia de webs con fecha).
  2. Realizar ante el ayuntamiento en el que se ubica dicho establecimiento un escrito solicitando información al respecto de la situación legal del mismo (solicitar el número de entrada de dicha petición y guardar copia) permisos municipales (que son necesarios siempre) y permisos ante la dirección de turismo. Si pasado un tiempo pertinente no recibimos respuesta volver a realizar la misma consulta recordándoles que ya le habíamos preguntado lo mismo en fechas anteriores.
  3. Para agilizar el proceso, ATUSIMA junto con Villa San Roque se ofrecen a tramitar las consultas ante la Dirección de Turismo de España.
  4. Si estamos seguros de que un establecimiento no cuenta con las licencias correspondientes podemos ponernos en contacto con el cuartel de la Guardia Civil de Lozoyuela (91 869 4008 y preguntar por Juan Carlos). Desde este cuartel se han realizado varias inspecciones a alojamientos ilegales y se han labrado actas de infracción, si no es el caso del alojamiento que queremos denunciar hay que informar para que tomen nota y procedan a inspeccionar.
  5. Una vez que contemos con la respuesta del Ayuntamiento o de La Dirección  Turismo, sería ideal que también supiéramos que la Guardia Civil ha labrado un acta, debemos denunciar en todos los frentes.

El Ayuntamiento es quien puede clausurar y es ante él que debemos presentar la denuncia. Esto que quede muy claro: el Ayuntamiento es quién debe y puede clausurar.
Se debe denunciar al establecimiento por realizar una actividad sin los permisos correspondientes y solicitar al Ayuntamiento que tome las medidas del caso, que consistirán en persuadir a que se legalice ó en su defecto multa, cese de actividad y/o clausura.

¿Qué pasa luego?

Debemos esperar, estas no son cosas que vayan muy rápido.

Pero si contamos con la confirmación por parte de Turismo de que no tiene licencia, si la Guardia Civil ya tiene actas de inspección y si todo esto se lo hemos informado al Ayuntamiento, debería ir mas rápido. ¿Cuanto tiempo? Dependerá del Ayuntamiento.

¿Qué pasa si el Ayuntamiento no hace nada?

Esta es una posibilidad bastante común. No hay que desanimarse.  En estos casos si el Ayuntamiento no toma ninguna medida al respecto entraría en Dejación de funciones que podría entenderse como un prevaricación. En este caso se podría iniciar un proceso contencioso Administrativo contra el Ayuntamiento en cuestión. Suena fuerte, pero no es para tanto. Suelen dilatar las respuestas y las acciones y dejan que se diluyan en el tiempo para que nos olvidemos o desistamos en el reclamo.  Pero, si seguimos presionando no les va a quedar otra salida que actuar, ya que este tipo de procedimientos no los benefician de ninguna manera.

¿Que podemos hacer desde ATUSIMA?

Sabemos que muchas veces los propietarios no quieren enfrentarse a sus Ayuntamientos,  por ello Atusima puede actuar de puente o “Escudero” y ser quien realice las correspondientes denuncias. Personalmente creo que lo mejor es que las realice el propietario ya que es un vecino/empresario del municipio y esta implicación es la correcta, pero entiendo que cada caso es distinto y puede requerir de la intervención de un tercero leal a la causa, en este caso ATUSIMA puede intervenir y denunciar en su nombre.

Antecedentes del hecho

El procedimiento de denuncia de alojamientos ilegales antes descrito, es el procedimiento que llevamos adelante en el Municipio de La Hiruela, en este caso eran nueve chalets que una constructora no pudo vender y los convirtió en Alojamientos Rurales ilegales.  No fue un caso simple ya que la empresa constructora invirtió una gran cantidad de dinero en publicidad y equipamiento para las casas. Por ello no querían a ninguna costa renunciar a seguir con los alquileres de turismo ilegal e interpusieron una serie de denuncias falsas contra el Ayuntamiento que impidió que esto avanzara mas rápido. El hecho que simplificó todo e impidió que esto se dilatara en el tiempo fue la publicación de la modificación de la Ley de Arrendamiento Urbano, con las pruebas en la mano solo tardaron una semana en clausurar.  De modo que les he expuesto un caso real con “final feliz” para la economía de la zona en general y para el turismo rural en particular.

Es por todo esto que animo a todos los que detecten una propiedad que ejerza el turismo ilegal a que la denuncie. Se puede y se debe hacer para beneficio de todo el sector.  La economía sumergida es una lacra que debemos combatir ya que afecta a toda la sociedad.

Gustavo Nash
Gerente General Casas El Bulín
Tesorero ATUSIMA (Asociación Empresarios Sierra Norte Madrid)
Presidente MIREVEM (Asociación empresario sierra del Rincón de Madrid)
Más información: Tel. 91 869 8888