El Turismo sigue siendo el gran dinamizador de la economía española.<span class=2 min read" class="img-responsive" />

El sector hostelero se ha reafirmado este año como un sector clave en la recuperación económica de España y se ha visto respaldado por la histórica llegada de turistas que han visitado el país este verano, convirtiendo a ambas industrias en dinamizadores de la economía nacional.

Según datos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, España registró el mejor verano de su historia, con un total de 24,4 millones de turistas extranjeros entre julio y septiembre, lo que supone un 7,6% más que en 2013.

La hostelería ya experimentó en 2013 una ligera mejora, especialmente en su capacidad para generar empleo, respecto a la situación de los últimos años y que se ha reafirmado a lo largo de este año, cuando el número de trabajadores ha aumentado un 6%, hasta las 1,5 millones de personas ocupadas, en el penúltimo trimestre de 2014.
Turismo Rural

Durante el periodo de enero a septiembre de 2014, España recibió un total de 52,4 millones de turistas internacionales, manteniendo un crecimiento del 7,4% respecto a 2013.

Sin embargo, el mes de agosto se convirtió en el mejor mes de todos los tiempos, con un total de 9,07 millones de llegadas, y septiembre, el más destacado de la serie histórica, con 7,02 millones de viajeros, un 8,1% más que el año anterior, según los datos difundidos por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y que sitúa a España en el tercer país más visitado del mundo, después de Estados Unidos y Francia.

La gastronomía, la cultura mediterránea y la oferta hostelera española son algunos de los atractivos para los turistas que visitan el país, y contribuyen al incremento de las ocasiones de consumo de las bebidas con mayor incidencia en este canal, como son el café, el vino o la cerveza.

De esta forma, se espera que España cierre el ciclo turístico anual en torno a los 62 millones de visitantes, lo que permitirá superar los 60,6 millones del año pasado, una suma récord, que reforzará a la industria turística y la hostelería como dinamizadores de la economía española.