En abril podremos ver un espectáculo en el cielo, ideal para observarlo desde la Sierra Norte De Madrid<span class=3 min read" class="img-responsive" />

Este mes tendremos la oportunidad de ver el esplendor de cinco planetas y una lluvia de estrellas fugaces que disfrutaremos desde los cielos limpios de la Sierra Norte de Madrid.


Tras entrar la primavera, en el Hemisferio Norte los días se van alargando, cada día que pasa disfrutamos de unos 2 ó 3 minutos más de luz solar, y esto, unido al cambio horario de verano, hace que las tardes se hayan prolongado notablemente. Hacia mediados de mes el Sol se pondrá en torno a las 20h30 en Canarias y casi a las 21 en la Península, lo que ocasiona repentinamente una sensación de mucha mayor luminosidad en nuestras jornadas.

El plenilunio tuvo lugar el 4 de abril, con nuestro satélite en Virgo. Esta luna llena, la primera de la primavera, recibe el nombre de ‘Luna del huevo’ o ‘Luna rosada’ evocando la eclosión estacional de la naturaleza. El domingo de la Pascua de Resurrección está fijado como el siguiente a esta primera luna llena tras el equinoccio. Por ello, este año el domingo de Pascua se celebró el 5 de abril, es decir justo al día siguiente del plenilunio. El novilunio tendrá lugar el día 18 en la constelación de Piscis.

sierra norte de madrid

Este mes podremos disfrutar de la observación de cinco planetas. Júpiter será visible durante casi toda la noche muy brillante, desde el anochecer hasta un par de horas antes del amanecer. Saturno también se observará casi toda la noche: se levantará aproximadamente una hora después del crepúsculo y será visible hasta el alba por el Sudoeste. Este es un mes muy especial para el planeta rojo: Marte alcanzará su máximo acercamiento a la Tierra el día 14, a tan solo unos 101 millones de kilómetros de distancia, pero se verá muy bajo sobre el horizonte, justo tras el crepúsculo; a partir del día 22 dejará de verse para no volver a reaparecer hasta dentro de unos dos meses. Abril es excelente para observar Venus bien alto sobre el horizonte: brillará generosamente tras la puesta de Sol por el Oeste para ir cayendo en elevación hasta la medianoche. Finalmente, Mercurio se verá a partir del día 18 en el crepúsculo, por el Oeste, como siempre muy cercano a la línea del horizonte.

Las Líridas son trozos del cometa de largo periodo Tatcher. Esta lluvia de estrellas fugaces será visible entre el 16 y el 25 de abril, alcanzando su máximo hacia el día 22. Se trata de una lluvia de actividad normalmente discreta, aunque bastante impredecible. En condiciones óptimas de visibilidad, suele producir unas 20 estrellas fugaces por hora, por término medio, pero ha habido años en que ha producido hasta 90. El radiante de la lluvia se encuentra cerca de la estrella Vega, la más brillante de la constelación Lira. Este es un buen año para las Líridas, pues el día 22 la Luna estará en cuarto creciente y no supondrá un gran obstáculo para la observación de los meteoros.

Fuente: El Mundo