La Comunidad de Madrid preserva el patrimonio natural con la clonación de 40 árboles singulares<span class=3 min read" class="img-responsive" />

Tras obtener las réplicas genéticas de 31 olmos, tejos y alcornoques, suma ahora las de 9 plátanos. Los investigadores han logrado producir plátanos tolerantes a la antracnosis, la enfermedad más común. El objetivo del proyecto es perpetuar la información genética de ejemplares de especial longevidad y valor .  En la región hay 257 árboles singulares repartidos en más de 50 municipios, el 70% de especies autóctonas. De esta manera, la Comunidad de Madrid ha logrado perpetuar ya el patrimonio genético de 40 árboles singulares de la región mediante su clonación. Estos trabajos se iniciaron en enero de 2012 y tienen por objeto preservar la información genética de especies que han logrado sobrevivir durante muchos años y, por tanto, atesoran un imponderable valor, así como características que hacen conveniente su preservación y protección. A los 31 ejemplares de tejos, olmos y alcornoques clonados en una primera fase, los investigadores del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) han sumado ahora las réplicas genéticas de nueve plátanos de paseo, ocho de Aranjuez y uno de Madrid. El viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Enrique Ruiz, subrayó la importancia estratégica otorgada por el Gobierno regional a la investigación como herramienta vinculada a la conservación y mejora del medio ambiente. “En este caso –dijo- se trata de ejemplares con características extraordinarias, de ahí que estén recogidos en el Catálogo de Árboles Singulares de la Comunidad de Madrid. Son árboles que por su rareza, porte, edad o significación histórica, cultural o científica, merecen una protección especial”.
Este proyecto de la Comunidad de Madrid comprende tanto árboles singulares como otros menos representativos, con los cuales se trabaja para conseguir que sean más resistentes a las dificultades propias del entorno, como plagas o variaciones climáticas, de forma que sean aptos para tareas de repoblación forestal e, incluso, de obtención de nuevos fármacos.
Estas réplicas pasarán a formar parte en breve de la colección de clonaciones depositada en el vivero de El Escorial, gestionado por el Ejecutivo a través del IMIDRA. Otras muestras serán entregadas al Ayuntamiento de Aranjuez para su plantación, aunque para ello habrá que esperar aproximadamente un año con el fin de que tengan el tamaño y nivel de desarrollo apropiado. “Supone un logro muy importante el hecho de que los investigadores hayan logrado identificar y establecer in vitro tres genotipos potencialmente tolerantes a la antracnosis, que es la enfermedad más común en el caso de los plátanos. El siguiente paso será producir entre 30 y 40 copias de cada uno de ellos para el mantenimiento de los Sotos Históricos de Aranjuez”, explicó Enrique Ruiz.

Altar de Júpiter, variedad ornamental Otro de los resultados del proyecto ha sido la obtención de una variedad de plátano de especial interés ornamental y de hoja pequeña. “Hemos querido bautizarla con el nombre de Júpiter, haciendo referencia al antiguo nombre de Aranjuez, Ara Jovis, o Altar de Júpiter”, añadió el viceconsejero. En principio, el Gobierno regional prevé generar 250 copias de este árbol para ensayarlo en la reposición de plantas de los Sotos. En total, el Catálogo de Árboles Singulares incluye 257 ejemplares que se ubican en más de 50 municipios. Madrid, con 60, es el municipio más prolífico, seguido de Aranjuez, con 28, y San Lorenzo de El Escorial, con 21.