Problemas en el turismo rural español: ¿por qué no despega?<span class=6 min read" class="img-responsive" />
Problemas en el turismo rural español: ¿por qué no despega?
Reproducción de parte del artículo original de la Revista 80 días.

El turismo rural español vive su particular crisis. La revista digital Revista 80 Días resulta así de tajante en el muy interesante artículo en el que analiza las razones por las que este sector se angustia.

Acercamos hasta nuestro blog parte de este artículo que os invitamos a leer completo en el siguiente enlace:

http://www.revista80dias.es/2014/03/05/8338/problemas-en-el-turismo-rural-espanol-por-que-no-despega/

— 0 —

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de viajeros que se alojaron en casas rurales y establecimientos similares en 2013 ha caído un 5,92% con respecto al año anterior, hasta llegar a 2,5 millones de turistas rurales. Este hundimiento se ha producido por la reducción de viajeros residentes en España (un 7,17% menos en todo el año) debido a la situación económica que viven los españoles, con sueldos más menguantes y condiciones laborales menos estables. Por su lado, los turistas extranjeros que han realizado turismo rural se han incrementado en 2013, un 1,32%. Estos datos suponen que las noches contratadas en casas rurales también se han visto reducidas: un 7,69% en todo 2013.

Pero 2013 no ha sido el único año en que el negocio del turismo rural “pincha”. En 2012, el número de viajeros descendió un 1,68% y las pernoctaciones cayeron un 2,2%. En 2010, la caída en viajeros fue del 2,6% y la reducción de pernoctaciones del 4,1%. Y en 2008, el descenso en viajeros de turismo rural fue del 2%, con un 2,35% menos de noches contratadas. En este periodo, sólo en los años 2011, con un 2,14% más de viajeros, y en 2009, con un 3,19% más de viajeros, este negocio experimentó mejores cifras en un entorno de crisis.

Pocos profesionales

Esta es la visión general que arrojan las frías cifras, pero ¿cómo se explican estos datos en España, una potencia turística que recibe 60 millones de turistas, argumento unánime entre políticos de uno y otro color? Fabio Núñez, cofundador del portal especializado Escpadarural.com, explica que “el boom del turismo rural hizo que en su día se utilizasen muchas subvenciones para arreglar propiedades familiares que con el paso del tiempo tienen dificultades para captar clientes”. Y es que en 2001, el INE contabilizaba una media de 5.497 alojamientos rurales abiertos en España, cifra que creció a los 12.794 establecimientos en 2008 y que ha llegado a los 15.044 en 2013. Es decir, un aumento del 173% en doce años, cuando el número de viajeros sólo ha crecido un 100% en el mismo periodo.

La evolución de este sector no ha ido pareja a la profesionalización de los propietarios que trabajan en el mismo. Gustavo Nash, gerente general de las casas rurales El Bulín, en la Sierra del Rincón (Madrid) afirma que “la mayoría de los propietarios de casas rurales de toda España no se dedica en exclusiva a dicho negocio” y añade que “la formación fundamental en todas las áreas que actualmente engloba el éxito de una empresa de turismo rural (administración de empresas, marketing digital, publicidad, idiomas, gestión redes sociales, etcétera) ha sido históricamente insuficiente”.

Antes del inicio de la crisis económica en 2008, las comunidades autónomas se lanzaron a conceder subvenciones para la adecuación y reconversión de viviendas en casas rurales. La idea era revitalizar ciertas áreas rurales a través de la generación de negocio y de empleo. Sin embargo, lo que se consiguió con esta medida fue incrementar el número de aojamientos cuando la demanda no crecía de la misma manera. Además, las personas que recurrían a estas subvenciones las veían como una forma de mejorar su casa en propiedad, pero sin prepararse de forma profesional para tomar la riendas de un negocio muy difierente a la hotelería tradicional. No existen estudios independientes, pero el Obervatorio del Turismo Rural, una encuesta elaborada por Escapadarural en colaboración con la escuela de turismo CETT y Netquest, concluye que cerca de un 70% de los propietarios tienen otra forma de ingreso a parte de su negocio rural. Es decir, que siete de cada diez propietarios no se dedican en exclusiva a su negocio.

Vender mejor el producto

Todas los expertos consultados para este reportaje resaltan que el turismo rural tiene mucho potencial con los recursos naturales de que dispone España. Joseba Cortázar, director de comunicación de Homeaway en España y Toprural, explica que “la particularidad y ventaja del sol y playa [para venderse] sobre el turismo rural ha sido la facilidad de paquetización”. Y es que en España el turismo rural está muy diversificado, como corresponde a las diferentes zonas geográficas en las que se encuentran los alojamientos, cada una con unos recursos naturales diferentes, pero Cortázar piensa que esta “hetereogeneidad es una barrera importante para su promoción y comercialización en mercados exteriores”.

Fabio Núñez también es de la opinión de que el turismo rural “no sabe venderse igual de bien que la oferta hotelera urbana o vacacional”. Núñez argumenta que los propietarios rurales se deben convertir en empresarios para gestionar sus negocios con criterios de rentabilidad y apunta que “gestionar el alojamiento como un negocio al que los clientes llegan solos, como sucedía antes, ya no funciona”. El cofundador de Escapadarural mantiene que “la supervivencia está en manos de los que se formen para adaptarse a los nuevos tiempos y conozcan las reglas del juego para la promoción online”. Por su lado, Cortázar incide en lo mismo (ambos profesionales pertenecen a portales de promoción de alojamientos rurales) y sostiene que “el desarrollo de la reserva online debería ser una de las prioridades del sector como forma de acceder a mercados que hasta ahora han sido ajenos”. Eso sí, Cortázar hace un poco de autocrítica y manifiesta que este cambio de paradigma, pasando de un tratao directo con el cliente en la reserva a uno más impersonal “equivaldría además a la renovación del modelo de negocio de muchos portales de turismo rural, que deberíamos evolucionar hacia otros modelos más flexibles, más allá del pago por suscripción”.

Por otro camino apunta Luis Gurumeta, director comercial del portal Clubrural.com, quien asevera que “el turismo rural no puede compararse cuantitativamente con el de sol y playa, aunque sí es un buen complemento del mismo, especialmente para la desestacionalización del sector turístico español”. Gurumeta incide en el problema de la diversidad del negocio rural y apunta otro de los problemas: “cada comunidad autónoma tiene una legislación propia en cuanto a la categorización y descripción de los alojamientos, lo que confunde al viajero, que no tiene claro qué tipo de establecimiento buscar para sus estancias según su categoría o servicios”.

El artículo completo lo encuentras en el siguiente enlace:

http://www.revista80dias.es/2014/03/05/8338/problemas-en-el-turismo-rural-espanol-por-que-no-despega/