Científicos llaman la atención sobre la deforestación al Congreso del Clima de la ONU<span class=2 min read" class="img-responsive" />

Un informe divulgado en junio de 2014 en Washington, llama la atención al Congreso del Clima de la ONU, reunido en Alemania para preparar la Cumbre Mundial del Clima de diciembre en Lima, sobre las políticas contra la deforestación, como parte de la lucha contra el calentamiento global.El informe, elaborado por el grupo estadounidense Union of Concerned Scientists, examina los esfuerzos para reducir la deforestación tropical en 17 países en los que se considera que ésta se ha llevado a cabo con “éxito”.

Este trabajo se presentará en Bonn coincidiendo con la reunión a la que asisten representantes de países para negociar un compromiso global en la reducción de emisiones de los gases que provocan el efecto invernadero.

“La deforestación tiene efectos sobre el calentamiento global. Los bosques son carbono, cuando se cortan o se queman aumenta el flujo de dióxido de carbono a la atmósfera, por lo que el efecto es el mismo que si se utilizan combustibles fósiles”, explica el informe.

Deforestación en la Isla Borneo
Deforestación en la Isla Borneo

Inundaciones y deforestación

La pérdida de biodiversidad y el menor control de los flujos de agua, puede derivar, por ejemplo, en inundaciones, como otras consecuencias de la deforestación.

Brasil, México, El Salvador, Costa Rica y Guyana son los países latinoamericanos que aparecen en el informe por su labor para detener la pérdida de sus bosques.

“Son casos diferentes los unos de los otros, pero todos presentan datos positivos”.

En Brasil, el país con la mayor selva tropical del planeta, se ha reducido la deforestación en más de dos tercios en los últimos seis años, destacó Boucher.

El establecimiento de áreas protegidas en la Amazonía, las moratorias sobre la compra de soja o carne producidas en tierras deforestadas y los programas internacionales que incentivan económicamente la recuperación de los bosques son las razones que detalla el informe para explicar esta mayor conservación.

En otros casos, como México, Costa Rica o Vietnam, ha disminuido la deforestación gracias a los programas de pago por servicios ambientales, mientras que El Salvador financia sus acciones contra la deforestación con las remesas de sus emigrantes.

“Hay una gran diversidad de estrategias”, resume el informe.

“Estamos hablando de reducciones, pero estamos lejos aún de reducirla a cero. Aunque cada vez los datos son menores, la deforestación sigue siendo un problema”, añadió el científico.

En la década de 1990, la deforestación consumía 16 millones de hectáreas de bosque al año y suponía aproximadamente el 17 % de todas las emisiones relacionadas con el cambio climático en el mundo, pero actualmente se ha reducido su impacto y es responsable de aproximadamente el 10 % de estas emisiones.

Fuente, Agencia EFE