Desconectar un fin de semana en la naturaleza se torna muchas veces como el plan más deseado del momento. Escaparse y poder disfrutar alejado de la ciudad y de la rutina es uno de los principales objetivos que más cuidamos desde El Bulín, ofreciendo infinidad de opciones de rutas, casas rurales y actividades para desconectar acompañado de los tuyos.

En el día de hoy venimos a hablar de Pedraza, pueblo de la provincia de Segovia, situado a hora y media de Madrid que te sorprenderá por el conjunto medieval que lo conforma. Uno de los principales encantos de todo el pueblo es la gran muralla que lo rodea; de ahí procede su aire claramente medieval.

¿Qué se puede ver en Pedraza?

Comenzamos la excursión por Pedraza. Nada más entrar, se puede divisar lo que es conocido como el Arco de la Villa. Esta torre alberga en su interior la cárcel de la villa que hoy en día se puede visitar gracias a la rehabilitación que le ha sido realizada. Dentro se puede apreciar una mazmorra con cepos para los presos además de las dependencias donde vivían los propios carceleros. Todo un viaje en el tiempo.

Otro de los edificios que no te puedes perder si visitas Pedraza es el Castillo y Museo Zuloaga. En esta fortaleza del siglo XIII se encontraron retenidos los hijos de Francisco I para garantizar los acuerdos que había tenido su padre con Carlos V tras la derrota francesa de Pavía. En el siglo XIX todos los señoríos que acompañaban el castillo fueron suprimidos, quedando solamente éste hasta que Don Ignacio Zuloaga decidió reformarlo en 1926. Hoy en día en una de sus torres se puede apreciar una exposición
de cuadros del pintor de Éibar.

La Plaza Mayor de Pedraza es para muchos, una de las Plazas más bonitas de España.

De forma irregular y conservándose todavía sus palacios y casonas datadas en los siglos XVI y XVII, presididas en su conjunto por imponentes fachadas y elegantes escudos de armas, es desde el año 1550 lugar de celebración de festejos taurinos. Estas casas en su día servían para que las familias nobles de la villa disfrutaran desde sus balcones de los festejos taurinos.De hecho, a día de hoy, sigue transformándose en plaza de toros, durante las Fiestas Patronales en honor a la Virgen de Carrascal que
se celebran a principios de septiembre.

Dentro de la plaza se puede observar el ayuntamiento y el gran caserón. Carlos IV estuvo alojado durante tres días en uno de estos palacios durante unas celebraciones en su honor.

De estructura románica, la Iglesia de San Juan es otra parada obligatoria dentro de Pedraza. Dentro de sus paredes alberga un arte barroco que no se puede dejar escapar a la vista. Si lo que te gusta es pasear y disfrutar mientras vas callejeando, el paseo más habitual es coger la antes mencionada Calle Real. Si vas mirando los balcones podrás ir observando los escudos que los adornan.

Llegando a la puerta de la entrada de la Villa se tuerce por la calle de las cuestas para poder ir descubriendo los rincones más escondidos y tranquilos de Pedraza. Las vistas al final de la muralla observando todo como si estuviésemos en un puesto de vigilancia no tienen desperdicio ninguno. Para todas aquellas almas más “fiesteras” una cita imprescindible son los “conciertos de las velas”. Se celebran desde hace 20 años los dos primeros sábados de julio y concentran a los mejores músicos y
orquestas de música clásica de todo el mundo.

¿Dónde puedo aparcar en Pedraza?

La mayoría de los visitantes suelen aparcar en la parte del Castillo, ya que se dispone de mucho espacio para ello. Desde esta parte se puede tomar directamente la Calle Mayor para ir a las zonas más transitadas del pueblo.

¿Qué comer y dónde comer en Pedraza?

Las excursiones y visitas no se disfrutan igual sin un oportuno descanso que nos permita disfrutar de la gastronomía tradicional, y en el caso de Pedraza esto se convierte en imprescindible: Pedraza es Tierra de Sabor y una visita no se puede dar por completa sin probar la cocina tradicional de la zona. En Pedraza los mesones y asaderos rebosan por todas partes, por lo que tendrás un sinfín de oportunidades gastronómicas para disfrutar. En El Bulín te recomendamos algunos de los sitios con más experiencia en asar los lechazos y cochinillos en hornos de leña al estilo de Segovia.

En la Plaza Álamo, al lado de la Plaza Mayor, se encuentra La Olma de Pedraza para poder disfrutar de estos manjares. Otro sitio muy recomendado es El Soportal, en plena plaza Mayor, con los sabores más tradicionales del pueblo. Otro de los lugares más recomendados es El Jardín, donde sus chuletillas de cordero harán que quieras volver y repetir visita. Si quieres asegurarte una silla para comer te recomendamos que reserves con bastante antelación a no ser que te quieras ir sin probar estos
manjares.

Es hora de descansar… ¿Dónde dormir en Pedraza?

Llevas todo el día viajando entre murallas, castillos y fuertes y parece que te has transportado unos cuantos siglos atrás, pero llega el fin del día y necesitas descansar para poder reponer fuerzas para el día siguiente. Todo ese encanto El Bulín no lo quiere desaprovechar y te proporciona dos fantásticas casas rurales para poder descansar al final de tu visita.

La casa del Serrador. Un alojamiento con más de 400 años que ha sido restaurante en otras ocasiones. Compuesta con vigas de madera, dispone de dos dormitorios, cuarto de baño, sala de estar y un comedor con espacio para ocho personas mínimo. La cocina tiene todo lo necesario para poder pasar el fin de semana sin ninguna carencia.

Casa del Panadero. Este alojamiento es de nueva construcción, pero esmerándose en conservar el estilo antiguo con los materiales habituales de la localidad. Compuesta por dos plantas en la planta baja está comedor, cocina y salón y en la planta de arriba cuatro dormitorios con cuarto de baño además de una sala de estar con televisión.

Tienes dos fantásticas opciones para sentirte como antaño disfrutando de todas las comodidades y servicios para que tu estancia en la Pedraza sea digna de recordar.

En los alrededores de Pedraza

El pueblo tiene mucho encanto, pero es cierto que existen lugares recónditos en los alrededores dignos de admirar y visitar también. Haga frío o haga calor, sin duda es una de las visitas que podríamos decir que son obligadas, al menos una vez al año. Para seguir disfrutando sin alejarte mucho también puedes visitar la iglesia románica de Sotosalbos.Para poder visitar esta iglesia se pasa por la N-110, de camino a la Pedraza. Se trata de un edificio románico que conserva uno de los mejores capiteles de este estilo de toda la Península.

Otra parada muy interesante es el pórtico románico de la ermita de Nuestra Señora de la Virgen; el mejor de los ejemplos de arte románico de la zona. La localidad de Sepúlveda, a solo 25 km de Pedraza, supone un emplazamiento único, ya que está situado sobre los Hoces del Duratón. Sus estructuras medievales y su parque natural son el punto clave de la visita.

Otra localización, un poco más alejada (30 km), es Turégano, famoso por el emblemático castillo en el cual estuvo encerrado el secretario de Felipe II acusado por asesinato. Ésta es una escapada mucho más tranquila, ya que aquí el turismo no es tan abusivo y merece mucho la pena por la tranquilidad de sus alrededores.

Si te queda alguna duda de por qué tienes que visitar la Pedraza y los alrededores, no tienes más que echar un vistazo a las fotos para darte cuenta de que si necesitas desconexión, es lo que tienes que hacer. Desde El Bulín te proporcionamos alojamiento en las mejores ubicaciones de la Pedraza, con las mejores casas rurales para que te sientas cómodo y acore a la situación. Para terminar de complementar tu visita, siempre puedes contratar alguna de las actividades y extras que te proporcionamos desde El Bulín, perfectas para pasar el fin de semana en familia y divirtiéndose a la par que se disfruta de la naturaleza.